Violeta De Los Alpes

La violeta de los Alpes es noble y resistente, con la extraña virtud de que tiene una gran tolerancia al frío y los ejemplares más resistentes incluso pueden regalar pequeñas flores aún si crecen en la nieve. Por eso es que su nombre está asociado al clima montañoso de los Alpes.

Que cuidados necesitas para poder mantener tu violeta de los Alpes durante todo el año?

Iluminación

Es una planta que adora la luz indirecta y el fresco de las sombras. Asegúrate de que no le dé el sol de forma directa o se quemará. Evita colocarla en frente de ventanas, búscale mejor algún rinconcito donde haya mucha iluminación pero que no pueda alcanzar el sol directo.

Riego

El mejor sistema de riego para la violeta de los Alpes es por inmersión. En vez de regar desde arriba, la planta agradecerá que la reguemos sumergiéndose. Hay que prestar atención a la tierra, si está seca se producirá deshidratación y enseguida notaremos las flores caídas. Lo adecuado es revisar la tierra una vez a la semana y humedecer si la vemos muy seca.

Temperatura

La temperatura es uno de los factores fundamentales para que la violenta de los Alpes pueda crecer en buenas condiciones. Se establece como un rango de temperaturas óptimo para esta planta entre los 15 y 20 grados. De esta forma, aunque esta planta tenga cierta tolerancia climas fríos, es una de las pocas que puede llegar a tolerar la nieve y aun así florecer.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.