Aralia Schefflera

La aralia también se conoce con el nombre de planta paraguas y es una fantástica planta de interior, son sencillas de cuidar y actúan como purificadoras de aire. Este tipo variegado puede iluminar un rincón con sus todos claros. Crece rápido y se puede mantener pequeña podándola o dejarla crecer hasta ser un arbusto de importante tamaño.

Qué cuidados requiere la aralia para crecer sana y fuerte?

Iluminación

Dado que es una planta tropical, la luz es un aspecto fundamental para la salud de la aralia. En caso de que no tenga la cantidad que necesita, la planta nos lo hará saber tirando las hojas. Para evitarlo, tendremos que colocarla en una estancia con mucha luz. Es más: a diferencia de otras plantas de interior, sí tolera el sol directo en los meses de invierno.

Riego

La aralia tolera razonablemente bien la falta de agua y se resiente especialmente del exceso de la misma. Por esta razón tendremos que regarla más bien poco, siempre en pequeñas dosis y comprobando antes de hacerlo que el sustrato está seco. Dado que el encharcamiento es uno de sus principales enemigos, tendremos que comprobar que el tiesto en el que está plantada tiene un buen drenaje que permita eliminar todo el agua que no absorba la planta en cada riego. Y, por supuesto, olvidarnos de dejarle un plato inferior con ella después de regar.

Temperatura

Su temperatura ideal es de 21 grados, si bien podemos mantenerla sin problemas en un abanico entre los 15 y los 25. También es importante que la mantengamos alejada de corrientes de aire.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.